Con la llegada de las altas temperaturas es importante tener cuidado con los riesgos de una prolongada exposición al sol que puede provocar quemaduras solares.

En este artículo hablaremos sobre las etapas de una quemadura solar, cuándo suelen ocurrir y cómo podemos protegernos.

TREATED Los 4 Estados de una Quemadura Solar

Exposición

(15 minutos o más)

El tiempo que tarda una quemadura en producirse dependerá de diferentes factores como el calor que haga, la hora del día y el tono de piel (o susceptibilidad a los rayos UV).

En los días especialmente calurosos, las personas de piel más clara pueden necesitar solo 15 minutos de exposición al sol para desarrollar más tarde síntomas de quemadura. Obviamente cuanto mayor sea la exposición al sol, mayores serán las probabilidades de desarrollar una quemadura, y más severa será.

Normalmente no se vuelve visiblemente aparente que una persona se ha quemado hasta una hora o dos más tarde. Por lo que es muy sencillo, durante el periodo de exposición, no notar que te estás quemando.

Las rayos UV que causan quemaduras solares, tienden a ser más potentes al medio día, cuando el sol alcanza su punto más alto en el cielo. Por lo que para la que la gente que es susceptible a las quemaduras solares, estas horas son las de máximo riesgo.

Quemadura

(De 2 horas en adelante)

La exposición a los rayos UV provocan daño en las células de la piel, lo que produce una respuesta inflamatoria en el cuerpo. Aquí es donde el sistema inmune percibe algo como una amenaza, por lo que libera transmisores químicos para 'decirnos' que una parte del cuerpo está lesionada; en este caso la piel. Esto viene en forma de enrojecimiento (y más tarde, dolor).

En los casos más severos y en las personas que son particularmente sensibles a las quemaduras, las zona afectada se puede volver rosa y luego roja dentro del periodo de una hora; pero en la mayoría de los casos, los síntomas tardarán dos horas o más en aparecer.

Una quemadura leve es probable que este roja los siguientes días después de la exposición, aunque gradualmente irá desapareciendo durante este tiempo. Los casos más severos pueden tardar más (varias semanas) en desparecer por completo. 

Dolor

(de 6 horas en adelante)

El siguiente estado es dolor en las zonas afectadas. Una vez más, la severidad y la duración dependerá de la extensión de la quemadura. En muchos casos, el dolor se notará a partir de seis horas en adelante después de la exposición.

La piel quemada es mucho más sensible al calor; por lo que si una persona con una quemadura vuelve a exponerse al sol o se ducha con agua caliente, experimentará más molestias.

Las personas con quemaduras graves pueden desarrollar también ampollas. Esto es un síntomas de que el cuerpo está intentando protegerse de una mayor daño y comenzando a curarse; las ampollas funcionan como una barrera entre la superficie de la piel y los tejidos que se están sanando.

Descamación

(de 2 días en adelante)

Cuando lo peor del dolor ha desaparecido, la descamación puede empezar a ocurrir; normalmente después de un par de días. Esto puede durar por una semana, dependiendo de la gravedad de la quemadura y la extensión del área afectada. Una persona con solo quemaduras leves puede experimentar descamación por solo uno o dos días.

La descamación es un proceso por el cual el cuerpo elimina las células de la piel dañadas para reemplazarlas con nuevas y saludables células.

Prevenir quemaduras solares

Necesitamos algo de exposición solar para mantener unos niveles saludables de vitamina D. Pero quemarse por sobreexposición incrementa también el riesgo de varios tipos de cáncer de piel, y puede contribuir a un envejecimiento prematuro de la piel y a enfermedades como la queratosis actínica.

Por lo que aunque la luz solar es buena para nosotros, es crucial tomar precauciones.

  • Asegurarse de aplicar crema solar en las zonas de la piel expuestas al sol, idealmente entre 30-60 minutos antes de salir, y volver a aplicar cada dos horas aproximadamente mientras se esté fuera. Muchas personas no se aplican suficiente crema solar, una capa muy fina no reducirá lo suficiente el riesgo de una quemadura solar. Como norma general, un adulto debería usar unos 35 ml por aplicación. Para las personas de piel muy clara, un factor de protección SPF 15 puede no ser suficiente. Si eres sensible al sol es mejor usar un SPF de 30. Además debes asegurarte de que la crema que usas ofrece protección a los rayos UVA y UVB.
  • En los días de más calor, considera llevar ropa ancha, clara y de manga larga para cubrir brazos y piernas, y protegerlos de los rayos UV. Un sombrero ancho puede también limitar el riesgo de quemarse la nuca. Llevar gafas de sol puede limitar el riesgo de quemarse la cara y alrededor de los ojos.
  • En horas en las que los rayos UV son más intensos de 12am a 4pm, puede ser de utilidad limitar la exposición al sol. Si tu sombra es más corta que tu altura real, significa que el sol está muy alto en el cielo y es especialmente fuerte.
  • Si vas a permanecer fuera largos periodos en condiciones de mucho calor, intenta estar en la sombre el mayor tiempo posible.

Cuidados de una quemadura

Si ya es demasiado tarde y te has quemado, estas son algunas medidas que puedes tomar para reducir las molestias.

  • Aplicar una crema after sun o una hidratante de aloe vera para suavizar la irritación de la piel.
  • Date una ducha fría para ayudar a la piel a que se enfrié.
  • Bebe abundantes líquidos para ayudar al cuerpo a permanecer hidratado y fresca.
  • Los analgésicos pueden ayudar a reducir el dolor y las molestias.

Si tienes una quemadura más grave o no te sientes bien, acude a tu médico. Esto pude ser si tienes una ampolla, te sientes mareado o tienes fiebre, o si la quemadura ocupa una amplia zona del cuerpo.