Con la ola de frío Siberiano afectando a toda Europa hemos pensado que sería interesante ver como las diferentes partes del cuerpo reaccionan a las temperaturas heladas.

Además, el equipo de médico de Treated.com nos ofrece diverso consejos sobre como mantenernos alejados de los problemas de salud durante las inclemencias del tiempo.

[Haga clic en la imagen para ampliarla]

¿Qué problemas de salud pueden surgir con el frío?

Con la “ola de frío Siberiano” amenazando a toda Europa, las temperaturas van a se más bajas de los normal (y la sensación mucho más). Por lo tanto es fundamental tomar precauciones para proteger nuestra salud durante las inclemencias del tiempo.

Todos estamos familiarizados con las molestias que causa el frío; pero es importante ser consciente de los riesgos severos que las bajas temperaturas suponen para la salud, y tomar medidas apropiadas para protegernos.

Congelación

La congelación atraviesa diferentes etapas, la primera es conocida como congelación leve.

Cuando una persona expuesta al frío desarrolla congelación leve, partes del cuerpo en los extremos (normalmente los dedos de los pies y las mano, las orejas o la nariz) palidecen; y la sensibilidad se ve afectada, sintiendo cosquilleo o entumecimiento y “pinchazos de aguja”.

La congelación ocurre cuando estos tejidos comienza tener un color rojo oscuro, y las ampollas se desarrollan. Al avanzar (congelación profunda), estos parches rojo se vuelven azules y las ampollas comienzan a encostrase.  En este punto, es posible que el tejido afectado ya no se capaz de recuperarse.

La congelación necesita atención médica; en los casos leves, su médico puede ofrecerle consejo sobre cómo tratarla. Si los síntomas son severos debe acudir a un hospital.

Durante los días más frios, es importante tomar medidas para prevenir la congelación. Es esencial abrigarse y llevar prendas que cubran los dedos, las orejas y la nariz (como guantes, gorro y bufanda), al igual que calcetines gorros y botas impermeables.

La ropa mojada puede transmitir el frío con facilidad a las partes más susceptibles de cuerpo, por lo que mantenerse seco es fundamental. Si te mojas, intenta buscar un interior y cambiarte de ropa lo antes posible.

Exacerbation of asthma

El frio puede hacer que respirara sea más difícil; las vías respiratorias altas no son capaces de calentar y humedecer el aire antes de que alcance vías respiratorias bajas. Esto puede irritar el tejido dentro de los pulmones y las vías respiratorias y provocar espasmos musculares, que hacen toser.

Como puedes imaginar, el aire frío puede ser especialmente problemático para los asmáticos, e incrementa las posibilidades de que se activen los síntomas.

Por lo que es vital estar preparado.

Si tienes asma, asegúrate de tener el inhalador a mano, y seguir el tratamiento indicado por tu médico o especialista. Mantente caliente y bien abrigado cuando salgas fuera, llevando una bufanda para cubrir la garganta, nariz y boca.

Se recomienda a las personas con asma que durante las bajas temperaturas intenten respirar más a través de su nariz que de la boca, ya que esto permite al cuerpo calentar de manera más eficiente el aire antes de que alcance los pulmones.

Reacciones Alérgicas

La urticaria por frío es un tipo de reacción alérgica de la piel que se desarrolla cuando el cuerpo está expuesto a temperaturas más bajas. Se caracteriza por protuberancias rojas en la piel que tienen forma de colmena, y que pueden irritarse y producir picor.

Si tienes una alergia y piensan que puede activarse por el tiempo frío, entonces es esencial abrigarse bien y exponerse lo mínimo al frío. Si normalmente tomas antihistamínicos para aliviar o prevenir los síntomas de la alergia, es recomendable tenerlos a mano, por si fuese necesario tomarlos.

Es raro, pero posible, que una persona tenga una severa reacción al tiempo frío (anafilaxia por frío). Si se ve afectado por esto, hable con su médico especialista.

Si tiene una alergia grave y no está seguro de si el clima frío puede desencadenarlo, evite la exposición al frío tanto como pueda manteniéndose caliente, y lleve su inyector de adrenalina (EpiPen) en todo momento como lo haría normalmente.

Lesiones

Las urgencias en los hospitales ven un incremento de admisiones durante los periodos de frío, debido a lesiones provocadas por caídas y resbalones en superficies heladas.

Es importante que todas las personas tomen precauciones para evitar el riesgo de una lesión; pero especialmente las personas mayores y con osteoporosis tienen un mayor riesgo de sufrir una rotura de hueso, y tendrán que tener especialmente cuidado.

Al salir fuera, es importante llevar botas o zapatos con buen agarre, e intentar caminar por zonas

Cuando salga al exterior, use zapatos o botas con buen agarre y trate de andar sobre caminos y senderos cubiertos con arena siempre que sea posible. Es probable que las calles más transitadas sean menos peligrosas, ya que el hielo y la nieve se derriten con mayor rapidez ante la presencia de vehículos y las pisadas.

Intente solo salir afuera durante condiciones muy frías y heladas si es esencial; cuanto menos camine sobre superficies resbaladizas, menores serán sus posibilidades de resbalar.

El efecto de las temperaturas heladas sobre las diferentes partes del cuerpo

Cerebro: La glándula del hipotálamo responde a las señales que vienen de las terminaciones nerviosas, y libera hormonas para regular la temperatura y mantener los órganos vitales calientes, este esfuerzo causa que los vasos sanguíneos se contraigan (vasoconstricción). 

Cuando el cuerpo se expone a un frío extremo durante un largo periodo (hipotermia), la función del hipotálamo puede afectar el proceso de pensar, por lo que una persona puede tener dificultades para pensar con claridad.

Corazón: El cuerpo necesitará consumir más oxigeno y bombear más sangre alrededor de los órganos vitales para mantenerlos calientes, por lo que el corazón se acelera para cubrir está demanda.

Dedos de la manos y los pies: La falta de riego sanguíneo afecta en particular a los dedos de las manos y los pies, provocando decoloración (se vuelven blancos, luego azules), se adormecen y eventualmente comienza el dolor y salen ampollas (congelación).

En los casos avanzados, el tejido expuesto a temperaturas heladas durante un largo periodo (congelación profunda) puede morir (necrosis) y requerir la amputación.

Pelo: La hormona liberada por el hipotálamo le indica a nuestra piel que actúe como un aislante, para mantener el calor corporal. Esto hace que el cabello se adhiera al cuerpo y se desarrolle la piel de gallina.

Nariz: La piel dentro de la nariz puede secarse y agrietarse con el frío, lo que provoca irritación.

Pulmones: Normalmente la parte superior del aparato respiratorio (la nariz, la boca y la garganta) calienta y humedece el aíre antes de que alcance los pulmones. Si el aíre está muy frío, para que el cuerpo pueda hacer esto, el tejido muscular dentro del sistema respiratorio puede sufrir contracciones nerviosas y espasmos, provocando dificultades para respirar y tos.

Respirar aire frío y seco puede ser particularmente perjudicial para los asmáticos, y provocar los síntomas propios del asma.

Labios: La piel de los labios se seca, se vuelve fina y más proclive a romperse.

Músculos: Las contracciones musculares son iniciadas por un esfuerzo para generar energía y hacer circular la sangre, y esto puede provocar temblores. Después de un largo tiempo se perderá coordinación y la capacidad para completar movimientos básicos.

Piel: El frío puede provocar urticaria que es una reacción alérgica que produce ronchas rojizas en la piel. 

Sangre: Los vasos sanguíneos se vuelven más estrechos para que viajen más rápidamente y oxigenar el cuerpo. Las hormonas liberadas por el hipotálamo ordenan a estos vasos sanguíneos que den prioridad a los órganos vitales, y como consecuencia menos sangre puede llegar a las extremidades.

Sistema urinario: Un aumento de la presión arterial (vasoconstricción) provoca que más líquido sea filtrado de la sangre por los riñones (diuresis), lo que puede llevar a una mayor necesidad de orinar.

Las recomendaciones de nuestro equipo médico frente a las bajas temperaturas

  • Abrígate. asegúrate de solo salir fuera con suficiente ropa, y llevar guantes y calcetines gruesos para proteger los dedos de la congelación. Se piensa, que perdemos entre un 7-10 por ciento del calor corporal a través de la cabeza por que llevar un gorro apropiado puede ayudar a mantener la temperatura corporal.
  • Limita el tiempo que pasas fuera. Durante las temperaturas heladas trata de no pasar más tiempo fuera del que necesitas. Y si tienes que salir echa un vistazo al punto 1.
  • Muévete. Cuanto más inmóvil permanezcas, más susceptible serás al frío. Por lo que intenta estar activo todo lo posible incluso en interiores.
  • Come o bebe algo caliente. Durante las bajas temperaturas, las comidas y bebidas calientes pueden ayudar a mantener una temperatura saludable.
  • Cuidado con el hielo. Si sales a la calle intenta no andar sobre hielo y zonas resbaladizas para reducir las probabilidades de sufrir una caída; y usa un calzado apropiado.