Quizás alguna vez, probablemente como niños, todos hemos deseado poder vivir para siempre en el espíritu de la Navidad. ¿Por qué no? La Navidad es un momento de música, celebración, dar, recibir, amar, descansar, beber y, por supuesto, comer. Es la época más maravillosa del año.

Esta idea de celebrar la Navidad cada día del año, ha sido lo que nos ha hecho pensar con más detalle en Treated.com. Nos hemos imaginado lo que sucedería si el día 26 nunca llegara, y nos levantáramos cada mañana en una nueva Navidad. Tener todos los días una cena de Noche Buena,  regalos debajo del árbol, una comida de Navidad y mucha música navideña. Navidad, Navidad, Navidad… para siempre.

Las comidas de Navidad pueden superar las 6000 calorías en un solo día

Cuando la gente piensa en Navidad, es prácticamente imposible no pensar en la comida. De hecho, las personas consumen más alimentos durante el período navideño que en cualquier otra época del año. Esto no tiene por qué ser demasiado desconcertante, siempre y cuando en Enero volvamos a comer saludablemente y hacer ejercicio de manera regular.

En promedio, las mujeres deben intentar no consumir más de 2000 calorías en un solo día, y los hombres 2500. Si la Navidad llegara todos los días, entonces también lo haría este consumo excesivo. Si las personas quisieran quemar estas calorías, tendrían que correr durante aproximadamente ocho horas lo que sería físicamente imposible para la mayoría de personas. (Además, no es algo que muchos desearían pasar su Navidad haciendo).

Aunque diferirá dependiendo de cada persona, un exceso de 3500 calorías es aproximadamente equivalente a un aumento de medio kilo. Si la gente comiera como lo hace una persona en Navidad todos los días, en promedio los hombres aumentarían cerca de medio kilo de peso al día y las mujeres un poco más de medio kilo.

Estos kilos comenzarían a acumularse y conducirían a un aumento de peso severo y una posible obesidad. Sin embargo, aunque la tasa de ganancia sería inicialmente muy alta, se reduciría gradualmente. A medida que las personas aumentan de peso, la diferencia entre sus necesidades calóricas y la ingesta de calorías comienza a reducirse. El peso extra significa una mayor tasa metabólica.

Muchos, si no la mayoría, verían cambios desfavorables en una analítica de sangre. Probablemente veríamos un aumento de triglicéridos, colesterol LDL, niveles de azúcar en la sangre y marcadores de inflamación. La presión arterial probablemente subiría. Muchos desarrollarían enfermedad del hígado graso, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca. Probablemente tendrían más lesiones físicas, como tendinitis de rodilla o dolor de espalda. El exceso de grasa corporal también está relacionado con varios tipos de cáncer, por lo que con el tiempo, es probable que también veamos más diagnósticos de cáncer .

Consumo de alcohol

Muchas personas quedan el día 24 a la hora del aperitivo para tomar su primer trago. Durante el resto del día, el consumo constante de alcohol se mantiene para algunas personas. Lo que la gente bebe en Navidad suele ser totalmente preferencial, pero puede incluir cerveza, vino o bebidas espirituosas como la ginebra.

Si la Navidad sucediera a otra Navidad, entonces estos niveles de consumo de alcohol probablemente se mantendrían, de lo contrario no estaríamos en el espíritu de la Navidad. 

Muchas personas beberán más de lo normal durante la Navidad. Algunas personas pretenden que Enero sea un mes de sobriedad, para tratar de compensar el consumo excesivo de alcohol durante las fiestas.

Sin embargo, si consideramos que la gente consume alcohol todos los días como si fuera Navidad, entonces los impactos a largo y corto plazo en la salud serían catastróficos.

Las personas se despertarían con fuertes dolores de cabeza, malestar y otros síntomas asociados con la resaca. Luego, las festividades haría que el consumo de alcohol continuara.

Debido a estos altos y sostenidos niveles de consumo de alcohol, los efectos a largo plazo en la salud pueden ser muy graves, incluyendo cáncer de boca, garganta, estómago, intestino, hígado y mama. accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca, enfermedad hepática, daño cerebral y pueden comenzar a ocurrir problemas en el sistema nervioso.

Y esto sin siquiera considerar los impactos psicológicos que beber en exceso todos los días tendría. Algunas personas se volverían dependientes y también veríamos grandes disminuciones en los estados de ánimo y emociones de las personas..

Música navideña

La música navideña comienza a sonar, normalmente en los anuncios y en la radio, en general la gente es relativamente desfavorable a esto, probablemente por el hecho de que, ahora, comenzamos a escuchar música navideña poco después de que Halloween haya concluido. Algunos consideran esto demasiado temprano.

Luego, a principios de Diciembre, las personas se inclinan más a escuchar música navideña y pueden comenzar a disfrutarla. Esto se ha relacionado en gran medida con el elemento nostálgico asociado a los villancicos. Sin embargo, para el 25 de Diciembre, muchas personas se cansan nuevamente.

Con nuestra hipotética Navidad repetitiva en mente, esto significaría escuchar música todos los días que la gente no disfrutaría.

Al escuchar las mismas canciones navideñas una y otra vez, la nostalgia inicial desaparece y otros efectos de la música se vuelven más sobresalientes, puede comenzar a molestarnos un poco, tal vez incluso disgustarnos, escuchar la misma música una y otra vez.

Si no te gusta la música que estás escuchando y te disgusta tanto que comienza a estresarte, mejor no escucharla entonces. Hay mucha investigación para respaldar que el estrés tiene efectos negativos en la salud.

El estrés de la Navidad, todos los días

La Navidad puede ser una época estresante del año. Asegurar que los regalos se hayan comprado a tiempo, acoger a la familia, cocinar la cena de Navidad, viajar a casa y ser el pacificador entre las facciones familiares en guerra.

Estos niveles elevados de estrés generalmente valen la pena porque la Navidad solo llega una vez al año y ver a familiares felices en Navidad es una reivindicación inmediata de la presión.

Sin embargo, si la Navidad ocurriera todos los días, entonces esta presión nunca se aliviaría, tendría que mantenerse para cumplir con las expectativas de la gente. El estrés temporal de la Navidad, como una vez lo conocimos, se volvería crónico e interminable.

Emocionalmente,  la gente rápidamente se sentiría abrumada, irritada, ansiosa, y la autoestima caería en picada. Psicológicamente, veríamos una oleada de pensamientos acelerados e irracionales, preocupación constante, pérdida de concentración y disminución de la salud mental, lo que probablemente resulte en formas de depresión y ansiedad.

Esto también afectaría el bienestar físico. Esto podría provocar dolores de cabeza o migrañas, tensión en los músculos y las articulaciones, mareos, problemas para dormir o insomnio, sentirse cansado y provocar cambios en la dieta.

Inmovilidad / falta de luz solar natural

Si bien la rutina del día de Navidad de cada uno puede ser diferente, muchas personas tienden a pasar todo el día en interiores. Esto podría tener varios impactos en la salud por varias razones.

En primer lugar, los inviernos son fríos y con poco sol en la mayoría de sitios. La luz solar es el principal contribuyente a nuestra absorción de vitamina D. Hay varias razones por las cuales la vitamina D es importante. Principalmente, ayuda a mantener sanos los dientes, huesos y músculos.

De Abril a Septiembre son los mejores momentos para que las personas absorban las cantidades requeridas de vitamina D. También se puede encontrar en ciertos alimentos, como el pescado azul, el hígado y las yemas de huevo. No mucha de la comida que se consume el día de Navidad contiene estos ingredientes.

Si la Navidad llegara todos los días, entonces el invierno existiría para siempre. Esto significa que sería casi imposible absorber suficiente vitamina D.

Esto podría conducir a una serie de problemas físicos, la disminución de los niveles de calcio y los músculos debilitados pueden provocar fracturas de los huesos con mayor facilidad y osteoporosis. En los niños, puede causar raquitismo .

Entonces, a menos que tus armarios estén llenos de suplementos de vitamina D, estarás en una situación difícil. La falta de vitamina D durante un largo período de tiempo podría devastar la densidad ósea y muscular.

Algunas personas tienen más riesgo de tener deficiencia de vitamina D. Estas incluyen personas que tienen obesidad, enfermedad de Crohn o celíaca, personas que se han sometido a una cirugía de bypass gástrico, personas con osteoporosis o personas con enfermedad renal o hepática crónica. Los niños pequeños también tienen más probabilidades de tener deficiencia de vitamina D porque no pueden absorber la luz solar tan eficientemente como los adultos.

También se debe considerar la falta de movilidad / variación en el entorno. Si llegara la Navidad todos los días, la gente no se movería tanto ni cambiaría su entorno. La falta de movilidad puede contribuir a debilitar los músculos y los huesos.

Sin embargo, permanecer en un lugar continuamente también tendría un grave impacto psicológico. Si nuestros entornos nunca cambiaran, esto podría contribuir a un deterioro mental.

¿Deberíamos estar agradecidos de que la Navidad solo llegue una vez al año?

Con todo esto en mente, diríamos que una Navidad cada año es suficiente. Si bien es un momento maravilloso de familia y unión, y un descanso del trabajo que todos podemos esperar, ciertamente es preocupante si tuviéramos que celebrarla todos los días.

Creo que rápidamente dejaría de ser algo que anticipamos con entusiasmo, y se convertiría en una experiencia terrible. Los impactos en nuestro bienestar físico y psicológico serían graves y generalizados.

Conduciría al inevitable aumento de peso y obesidad, daño hepático severo, dependencia del alcohol, ansiedad, depresión y todo un espectro de posibles condiciones de salud a largo plazo.

Lo que todo esto nos dice es que la Navidad es generalmente un momento de excesos. Es un tiempo muy estresante, con mayor consumo de alcohol y alimentos. Tanto es así que consumimos más en Navidad que en cualquier otra época del año.

También es un día en el que pasamos por alto el hecho de que no nos movemos mucho y generalmente somos bastante vagos. Durante todo el día, generalmente estamos privados de la luz solar. Si la Navidad nunca terminara, también estaríamos privados en gran medida del sueño, lo que también puede conllevar sus propios riesgos.

Para concluir, la Navidad es un día en el que realmente ponemos nuestras mentes y cuerpos a prueba. Es por eso que cuando algunos de nosotros nos acostamos, sentimos mucho dolor o incluso tenemos calambres estomacales.

Entonces, cuando llega la Navidad, es importante disfrutarla y aprovechar al máximo ver a la familia y el tiempo libre del trabajo. Pero también debemos tratar de no excedernos. Sobre todo, debemos acercarnos a Enero con un énfasis adicional en el hecho de que debemos comer bien y hacer ejercicio a menudo.

Por último, les deseamos a todos una Feliz Navidad llena de salud y sin estrés.