No. Champix es un medicamento que solo se vende con receta. Lo que significa que no lo puede comprar al menos que un médico colegiado lo prescriba para usted.

En esta página, explicaremos por qué Champix no se vende sin receta, cómo puede obtenerla, y qué tratamientos para dejar de fumar están disponibles con y sin receta.

¿Por qué necesito receta para comprar Champix?

Champix no se vende sin receta porque es necesario que un médico determine si el medicamento es adecuado antes de que lo tome.

Por ejemplo, Champix puede interactuar con ciertos medicamentos, como la cimetidina que se utiliza en la enfermedad renal. En este caso, la cimetidina puede aumentar la concentración de Champix en la sangre; por lo tanto, se debe evitar tomar los dos juntos.

Además de esto, cuando alguien deja de fumar, es posible que deban ajustar ciertos medicamentos. Por ejemplo, si un paciente está tomando warfarina, teofilina o insulina, es posible que un médico tenga que aconsejarle que ajuste su dosis una vez que lo deje.

Champix puede no ser adecuado para algunas personas con ciertas enfermedades, o puede haber un mayor riesgo de provocar efectos secundarios. Esto incluye a las personas que tienen antecedentes de convulsiones, problemas cardiovasculares o depresión. Un médico deberá evaluar el perfil médico de un paciente para evaluar el riesgo de que Champix exacerbe cualquier condición médica existente que pueda tener.

Un médico también deberá brindar asesoramiento y apoyo a alguien que esté tomando Champix y ofrecer información complementaria sobre cómo no rendirse y tener éxito. Si se toma fuera de este marco de soporte, puede no ser tan efectivo.

¿Qué productos para dejar de fumar puedo obtener sin receta?

Existen otros productos disponible que pueden ayudar a una persona a dejar de fumar, y no requieren prescripción médica. Estos incluyen:

  • Terapia de Reemplazo de Nicotina

En el tabaco, la nicotina es la sustancia responsable de la adicción. Sin embargo, Sin embargo, no tiene las mismas propiedades dañinas que el alquitrán o el monóxido de carbono que se encuentran en los cigarrillos.

Se han desarrollado varios tipos de terapia de reemplazo para liberar pequeñas dosis del químico en el cuerpo y aliviar los antojos.

Las Terapias de Reemplazo de Nicotina están disponibles como:

  • parches
  • chicles
  • pastillas
  • spray nasal
  • inhaladores
  • y microtabs.

Un curso de Terapia de Reemplazo de Nicotina tiende a durar entre 8-12 semanas. Su médico o farmacéutico pueden ayudarle a elegir el mejor método para usted.

Cigarrillos Electrónicos

Los cigarrillos electrónicos no se consideran esctrictamente un “tratamiento”, pero algunos estudios han sugerido que pueden ayudar a los fumadores a abstenerse de usar tabaco. Funcionan dando al usuario una dosis controlada de nicotina que administra a través de una vaporizador. Esto permite al usuario recibir nicotina mientras se evitan las sustancias más dañinas.

Los cigarrillos electrónicos están disponibles sin prescripción. Se han convertido muy populares en los últimos años, y todavía son sujetos de un intenso debate entre los expertos. Public Health England ha reportado que son un 95% menos dañinos que el tabaco y se pueden usar para dejar de fumar.

Dejarlo sin ayudas

Dejar de fumar sin la ayuda de tratamiento requiere únicamente de la voluntad de una persona. El éxito de dejar de fumar sin ayudas puede centrarse en:

  • evitar situaciones en la que normalmente fumaría;
  • cambiar la rutina; 
  • obtener el soporte de familiares o amigos;
  • Ahorrar el dinero que normalmente gastaría en tabaco por un regalo una vez que lo hayas dejado.

Muchas gente consigue dejar de fumar sin ayudas de tratamientos.

Pero dejaralo sin usar un tratamiento es duro, y no es para todo el mundo.

En NHS (La Seguridad Social Británica) afirma que tienes cuatro veces más probabilidades de éxito en dejar de fumar si usas algún tipo de tratamiento. Por ejemplo Champix ha demostrado doblar las probabilidades de dejarlo.

 

 

Página revisada por última vez:  14/01/2019