Si estás experimentando problemas de erección, ten por seguro que no estás solo.

Desde que se puso a la venta en 1998, más de 20 millones de hombres alrededor del mundo han declarado usar Viagra para tratar la impotencia.

Como era de esperar, en un problema tan común, existen una gran número de causas, tanto psicológicas como físicas.

Causas Físicas

El proceso químico que produce una erección es realmente complejo.

Este proceso culmina con el paso de la sangre al pene, el cual es regulado mediante el ensanchamiento y restricción de los vasos sanguíneos.

Algunos factores biológicos pueden impedir esta actividad, particularmente aquellos que involucran el endurecimiento de las arterias y la inhibición del flujo sanguíneo.

Por lo tanto, las posibilidades de experimentar Disfunción Eréctil incrementan a medida que los hombres se hacen más mayores.

Las estadísticas de Disfunción Eréctil por grupos de edad varían, pero es popularmente aceptado que la mitad de los hombres de más de 40 años experimentan algún tipo de Disfunción Eréctil.

Se cree, también, que alrededor del 20 por ciento de los hombres de más de 65 años experimentan el problema de manera persistente.

Una mayor susceptibilidad a padecer enfermedades que pueden causar disfunción eréctil como diabete e hipertensión arterial, es la principal causa de que esto ocurra.

Sin embargo, estos factores físicos no solo afectan a los hombres de más edad; los hombres más jóvenes también pueden experimentarlos. De hecho, un estudio reciente reveló que uno de cada diez hombres con problemas de erección era menor de 40 años.

En los casos en los que la disfunción eréctil viene provocada por factores físicos, es fundamental buscar consejo profesional. El médico será capaz de determinar si existe una enfermedad no diagnosticada y ofrecer un tratamiento adecuado.

Causas Psicológicas

Existen otras barreras que pueden obstruir la función del pene, que pueden no ser estrictamente psicológicas por naturaleza. Otros problemas pueden ser, en ocasiones, psicológicos por naturaleza, y surgir en periodos emocionales difíciles o de estrés.

En muchos casos, la ansiedad puede estar relacionada con el propio acto sexual, cuando existe una presión por rendir bien. Esto ocurre normalmente es relaciones que comienzan. También, es común en los casos en los que un hombre no ha tenido relaciones sexuales por un largo periodo de tiempo.

Pero los problemas de erección pueden comenzar por diversos problemas en una relación.

El estrés provocado por otras áreas de la vida (como los problemas económicos o la presión en el trabajo) y la depresión son también posibles causas de disfunción sexual.  

Estudios recientes han señalado que los factores psicógenos no son la causa de todos los casos de disfunción eréctil en los hombres más jóvenes, como se creía en el pasado. Sin embargo, sí suponen un gran número de casos en este rango de edad.

Los tratamientos para los casos psicológicos de disfunción sexual varía dependiendo de la causa y la severidad de los síntomas.

Medicamento con receta pueden, en ocasiones, ayudar con los problemas de erección provocado por la ansiedad ayudando al hombre a recuperar la confianza.

Pero cuando los síntomas están causados por asuntos emocionales o psicológicos más profundos, se puede necesitar la ayuda de un terapeuta.

 

Página revisada por última vez:  02/03/2017