Las causas de los problemas sexuales no son siempre obvias.

Una de las principales preocupaciones que muchos hombres tienen cuando experimentan Disfunción Eréctil es que pueda haber un problema de salud más grave por detrás.

Enfermedades como la diabetes o la hipertensión pueden estar presentes por largos periodos de tiempo sin ser detectadas y la impotencia puede ser el primer síntoma en dar la cara. Es importante descartar que estas enfermedades no sean la causa, por lo que es de vital importancia buscar ayuda médica como un primer paso.

En lo casos en lo que una enfermedad sin detectar no es la causa, muchos hombres recurren a los medicamentos con receta y a los remedios naturales para tratar de combatir la impotencia. Muchos hombres encuentran de gran ayuda hablar del problema con su pareja sobre o con su médico.

Pero lo que la mayoría de hombres no considera cuando se trata de la Disfunción Eréctil es los cambios en el estilo de vida y hábitos que pueden llevar a cabo.

En los últimos años, tomar pastillas como Cialis y Viagra se ha convertido en la primera reacción que los hombres tienen cuando comienzan a experimentar los síntomas. La capacidad de estas pastillas para incrementar el flujo sanguíneo hacia el pene las convierten en una solución eficaz para aquellos hombres que piensan que su rendimiento sexual no es el deseado.

Sin embargo, como muchos estudios han revelado, mejorar los síntomas de la Disfunción Eréctil es tan sencillo como hacer una serie de cambio en el estilo de vida de una persona.

Incluso lo hombres que ya están tomando tratamientos para la impotencia pueden beneficiarse enormemente mejorando sus hábitos diarios, ya que podrían ver como su medicación se vuelve más efectiva y no necesitan usarla tan a menudo, o incluso poder reducir la dosis.

Además, tomar medidas para mejorar tu estilo de vida no solamente reducirá las posibilidades de padecer de impotencia; sino que ayudará a mejorar tu salud en general.

A continuación te mostramos seis cambios que puedes hacer en tu vida diaria para reducir los síntomas de la Disfunción Sexual.

 

  1. Reducir el consumo de alcohol.

  2. Dejar de fumar.

  3. Combatir e estrés.

  4. Comer sano.

  5. Hacer ejercicio

  6. Evitar el consumo de drogas recreacionales.

Reducir el consumo de alcohol

Aunque puede ayudar a algunos hombres a relajarse y a incrementar su confianza, el alcohol es un conocido enemigo cuando hablamos de la Disfunción Eréctil.

En un estudio llevado a cabo en India sobre una muestra de 100 hombres que sufrían dependencia del alcohol; 72 de estos hombres experimentaron uno o más tipos de problemas sexuales, siendo la impotencia el más común.

Los médicos han identificado una serie de razones:  

En primer lugar, el alcohol puede incrementar la presión arterial y causar aterosclerosis; lo que impide el flujo de la sangre al pene.

En segundo lugar, cuanto más alcohol consume una persona, mayor daño se produce en el sistema nervioso, haciendo que los receptores del placer en el cuerpo se vuelvan menos sensibles.

Otra razón que se identificó en un estudio llevado a cabo por científicos españoles en el año 2002 es que el alcohol tiene un efecto perjudicial sobre la producción de testosterona en los hombres, inhibiendo de este modo la función del pene. Limitando el consumo de alcohol, especialmente antes de tener relaciones sexuales, puede ayudar a reducir las posibilidades de experimentar problemas de erección.

 

Dejar de fumar

No es un secreto que fumar es una de la principales causas en producir cáncer de pulmón y enfermedades del corazón.

Pero además, a los hombres puede afectarles en su rendimiento sexual. Al igual que el consumo de alcohol, fumar puede influir en la función vascular e interrumpir el flujo de sangre.

Los químicos dañinos que se inhalan a través de un cigarrillo son numerosos; e incluyen arsénico, alquitrán y monóxido de carbono. La ingestión de toxinas como éstas, obviamente, no es bueno para la salud en general.

Sin embargo, los químicos en el humo también pueden inhibir la función del óxido nítrico en el cuerpo, que es un defensor crucial en la relajación de las paredes musculares de los vasos sanguíneos.

Una investigación publicada en el Diario Británico de Urología en 2004 mostró  que cuanto más fuma un hombre, peor son los síntomas relacionados con la Disfunción Eréctil, pero además, este demostró que una gran parte de estos hombre que dejó de fumar vió una mejora considerable en sus problemas de Disfunción Eréctil.

Por lo que si los beneficios en el sistema respiratorio y en el corazón no son suficiente para persuadir a alguien que fuma que para que lo deje, quizás la perspectiva de mejorar el rendimiento sexual lo sea.

 

Reducir el estrés

Especialmente en lo hombres jóvenes el estrés y los sentimientos de ansiedad pueden ser factor determinante en la Disfunción Eréctil. Y no siempre está relacionado con la presión de rendir sexualmente.

En ocasiones la carga de trabajo u otros asuntos del día a día pueden ser una distracción y provocar los síntomas, además de incrementar las posibilidades de que una persona experimente hipertensión y otros problemas de salud.

Si los sentimientos de ansiedad son lo suficientemente fuertes como para causar Disfunción Eréctil, entonces necesitamos prestar atención urgente o buscar ayuda médica.

Aquellos hombres que están soportando una alta presión en el trabajo necesitan hablar con los responsables de la empresa si la carga de trabajo es lo que está causando el exceso de estrés. Tener tiempo suficiente para descansar después del trabajo y recuperarse es necesario, ya que el cansancio extremo hace que sea dificil conseguir y mantener una erección.

 

Comer sano

Has podido observar como los malos hábitos de vida, tales como beber alcohol en exceso o fumar, influyen negativamente en la presión arterial y en el corazón, y generalmente contribuyen en los síntomas de la Disfunción Eréctil.

Llevar una mala dieta alimenticia en otro ejemplo de estos malos hábitos. Cuanto más grasas saturadas comas, más congestionadas estarán las arterias y más posibilidades tendrás de experimentar problemas de flujo sanguíneo. Mejorar tu dieta puede ayudarte de manera considerable.

Un estudio llevado a cabo por científicos italianos en Seconda Università degli Studi di Napoli descubrió que la Disfunción Sexual era menos común en hombres que seguían la dieta mediterránea, rica en frutos secos, cereales integrales, frutas y vegetales que en los hombres que comían carnes rojas y carnes procesadas o cereales adulterados.

Por lo que aquellos hombres que presentan problemas de disfunción eréctil, cambiar la dieta debe ser un çarea a tener en cuenta.

 

Hacer ejercicio

Llevar una vida sedentaria puede conducir a problemas de Disfunción Eréctil

Aquellas personas que no hacen ningún tipo de ejercicio tienen más posibilidades de experimentar enfermedades como hipertensión o problemas circulatorios.

Un estudio publicado en el diario científico de Etiopía en 2011 evaluaba una selección de experimentos, con la intención de determinar si el ejercicio aeróbico mejoraba los síntomas de la disfunción eréctil.

Se encontró que los hombres que tenían disfunción eréctil aterogénico (como en el caso de la enfermedad causada por un mal sistema circulatorio) se beneficiaron del ejercicio aeróbico, viendo una reducción en los síntomas de la impotencia.

Llevar una vida activa para disminuir el riesgo de problemas de erección no significa pasar horas en el gimnasio.

Los médicos recomiendan que sobre dos horas y dos horas y media a la semana de ejercicio cardiovascular moderado puede ser suficiente para mejorar la salud general de una persona. Este tiempo tan solo supone media hora la día cinco días a la semana.

Considerando todos los beneficios de salud, además de mejorar la Disfunción Eréctil, que un programa de ejercicio suave supone, podemos decir que es una gran inversión.

 

Evitar el consumo de drogas recreacionales

La lista de medicamentos que incluyen la Disfunción Eréctil como efecto secundario es muy grande.

Cuando se prescribe un medicamento, tanto para tratar enfermedades crónicas como agudas, el médico siempre valorará los riesgos y beneficios; y comienzas a experimentar síntomas o notas que estos empeoran, debes hablar con tu médico, ya que puede haber una alternativa disponible.

Usar drogas recreacionales es, obviamente, un mas hábito que afecta tu salud en general.

Alteraciones físicas y psicológicas que pueden durar varios días o provocar un deterioro a largo plazo y el problema de la adicción son riesgos considerables de los que debemos ser conscientes.

Además, las drogas recreacionales pueden incrementar, significativamente, el riesgo de experimentar impotencia.

Un estudio publicado en el “Journal of Sexual Medicine” en el año 2009 descubrió que la heroína, la metanfetamina y el éxtasis causaban problemas de erección en el 40% de los hombres que las consumían.

Hablar con tu médico, es el primer paso para afrontar un problema de adicción a las drogas. Aquellos que no se sienten cómodos hablando con su médico de estos temas pueden encontrar ayuda en diversos servicios público y asociaciones.

 

Lo que puedes hacer

Un caso aislado de problema de erección es algo que la mayoría de los hombres, por no decir todos experimentan en algún momento  de sus vidas.  El hecho de que más de 23 millones de hombres en el mundo hayan declarado tomar algún medicamento para disfunción eréctil como Viagra es un claro reflejo esto.

En muchos casos no es un problema de salud ni necesita atención médica. En ocasiones hacer cambios en el estilo de vida puede permitirnos tener los síntomas bajo control.

Pero recuerda que los casos severos o persistentes pueden significar que existe un problema de salud más grave que no ha sido diagnosticado. Si la Disfunción Eréctil te está causando preocupación, tu médico de cabecera puede ayudarte y ofrecerte consejo.

¿Existe una cura?

La Disfunción Eréctil no es algo de lo que te puedas deshacer de manera permanente.

Ni las pastillas ni otro tipo de tratamientos acabarán con los síntomas de manera permanente. Cuanto peor sean tus hábitos de vida, más posibilidades de tienen los síntomas persistir.

Por lo que no importa qué sea lo que está causando el problema y si planea tomar medicamentos con receta, corregir y modificar esos hábitos de vida debe ser el comienzo del tratamiento.










 

 

 

Página revisada por última vez:  11/09/2018