Hoy en día, se sabe a ciencia cierta que la mayoría de los casos de problemas de erección vienen dados por un insuficiente flujo de sangre al pene.

Y, no hay nada mejor que practicar ejercicio para que nuestro corazón trabaje, enviando sangre rica en oxígeno a todos los órganos del cuerpo, incluido el pene.

Algunos hombres que comienzan a tener problemas de erección pueden revertir estos primeros síntomas de la disfunción eréctil, embarcándose en un programa regular de actividad física. Prácticamente, cualquier tipo de ejercicio físico que realicemos tendrá un beneficio sobre la salud, pero existen algunos ejercicios que se centran más en la zona pélvica y tienen más probabilidades de tener un impacto sobre la función eréctil.

  1. Ejercicios del suelo pélvico

Ejercitar los músculos del suelo pélvico es beneficioso para hombres y mujeres. A mediados del siglo XX, el ginecólogo Arnold Kegel comenzó a recomendar la práctica de este tipo de ejercicios como primera línea de tratamiento para la incontinencia urinaria y el prolapso pélvico en la mujeres. Como resultado, estos ejercicios pasaron a ser conocidos como “ejercicios de Kegel” y han demostrado ser igual de beneficiosos para los hombres. En el caso de los hombres, además de combatir la incontinencia urinaria, estos ejercicios mejoran las erecciones, aumentan el control sobre la eyaculación, e intensifican los orgasmos.

Una de la técnicas que los hombres pueden usar para localizar los músculos del suelo pélvico consiste en intentar parar o ralentizar el chorro de orina cuando están orinando. Es importante que esto se consiga sin aguantar la respiración, o generar tensión en los músculos del abdomen, glúteos, o piernas. Una vez que se alcanza el dominio sobre el flujo del chorro de orina sin involucrar ninguno de los músculos anteriores, significa que se habrá ganado control sobre la musculatura del suelo pélvico.

Cuando ya tenemos localizado los músculos del suelo pélvico, es recomendable que los hombres contraigan estos músculo durante cinco segundos y a continuación los relajen durante otros cinco segundos. Cada contracción - relajación cuenta como una simple repetición, y cada serie de ejercicios debe incluir 10 repeticiones. Idealmente se recomienda realizar 3 series de ejercicios de suelo pélvico al día. Es posible que tengas que progresar gradualmente hasta poder alcanzar el objetivo. Es recomendable comenzar a practicar los ejercicios del suelo pélvico tumbado, para que no tengas que combatir contra la gravedad. Puedes comenzar contrayendo y relajando durante dos o tres segundos y gradualmente aumentar a cinco segundos.

  1. Ejercicio Aeróbico

También conocido como “cardio”, el ejercicio aeróbico aumenta el ritmo cardiaco y la respiración y mantiene ese aumento durante la duración de la actividad. Este tipo de ejercicio engloba muchas actividades en el exterior como: andar, correr o montar en bicicleta o nadar… Dentro del gimnasio podemos usar la bicicleta estática, la máquina de remo o la elíptica entre otras.

  1. Ejercicios Básicos de Suelo

Abdominales, flexiones y otros ejercicios sencillos que se realizan en el suelo hacen que aumente el ritmo cardiaco y que la musculatura de los hombros, piernas y pecho (que son usados durante la actividas sexua) trabajen. Si la última vez que hicistes estos ejercicios fue en la clase de gimnasia del colegio, será recomendable que comiences gradualmente. Si tienes dificultades para hacer una flexión, puedes comenzar con las rodillas apoyadas en el suelo y progresar gradualmente hasta conseguir una flexión completa.  

  1. Yoga

El estrés puede inhibir el deseo sexual y puede hacer que sea difícil o incluso imposible alcanzar una erección. Para eliminar la tensión causada por el estrés del día a día es recomendable practicar ejercicios que trabajen el cuerpo y la mente como el yoga, el cual engloba: meditación, concentración en la respiración y estiramientos. Los estudios demuestran que el yoga puede incrementar la sensación de bienestar y nivel de fitness… (sentirse y verse mejor te ayudará a rendir mejor).

  1. Entrenamiento de resistencia

El entrenamiento con pesos mejora la función endotelial y reduce la presión sanguínea, los cuales ayudarán a conseguir mejores erecciones. El endotelio es una simple capa de células que recubren la pared interna de los vasos sanguíneos y juega un papel vital en dilatar esos vasos lo que les permite transportar una mayor cantidad de sangre, la cual es necesaria para conseguir una erección.

  1. Tai Chi

Los médicos de medicina tradicional China llevan cientos de años recomendando Tai Chi para el tratamiento de la disfunción eréctil y la pérdida del deseo sexual. Los estudios realizados han mostrado que los movimientos de este arte milenario masajean internamente la próstata y optimizan el flujo sanguíneo hacia la región pélvica. Esto ayuda a los hombres a mantener y mejorar la función eréctil y superar los primeros síntomas de la impotencia.

En algunos casos, donde la práctica de la actividad física y la dieta no es suficiente puede ser necesario el uso de un tratamiento con receta. Puede comprar Cialis, Viagra, Levitra desde nuestra farmacia registrada. 

Página revisada por última vez:  22/08/2017