Estás intentando seguir una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable. Por lo que puedes pensar: ¿qué puede ser mejor que una vaso de zumo de frutas para pasar la pequeña pastilla azul de Viagra? ¿Verdad? 

Pero si el zumo es de pomelo, debes tener cuidado.

Ciertos componente en el zumo de pomelo pueden incrementar la absorción del citrato de sildenafilo, el principio activo en Viagra. Dependiendo de la dosis Viagra y la cantidad de zumo que se beba, la incidencia y severidad de los efectos secundarios pueden incrementar.

Los investigadores describen el proceso de mezclar Viagra con zumo de pomelo como sigue:

  • Las enzimas en el intestino delgado normalmente previenen que muchos medicamentos, como Viagra, entren por completo en el torrente sanguíneo.
  • Cuando bebes zumo de pomelo, ciertos componentes en el zumo bloquean esas enzimas intestinales.
  • Esto previene que el principio activo de Viagra se metabolice o descomponga de manera correcta, lo que puede provocar que demasiada Viagra entre en el sistema
  • Una sobredosis de Viagra puede causar efectos secundarios tóxicos como dolor de pecho, náuseas, latido del corazón irregular, sentirse débil o mareado.

Puede comprar Viagra online desde nuestra farmacia registrada. Todos los pedidos se envían de manera gratuita por mensajería en un discreto paquete, y con entrega en un solo día laborable. 

Pastilla de Viagra + Zumo de Pomelo = Efectos Pueden Durar Hasta 24 Horas

Los efectos en el cuerpo del zumo de pomelo pueden durar hasta 24 horas. Por lo tanto aunque tomes la pastillas de Viagra antes o después del zumo, la incidencia y severidad de los efectos secundarios puede aumentar.

Para prevenir que estas interacciones pasen, los médicos recomiendan no tomar una pastillas de Viagra en al menos 24 horas o más de beber zumo de pomelo. Si tomas Viagra casi a diario, entonces no bebas zumo de pomelo hasta que pares de tomar el tratamiento. En su lugar, toma zumo de naranja.

¿Cómo se descubrió esta interacción entre Viagra y el Zumo de Pomelo?

Aunque sea difícil de creer estas interacciones entre ciertos medicamento y el zumo de pomelo fue descubierta accidentalmente. Hace unos diez años, los investigadores estaban haciendo pruebas con un medicamento y usaron zumo de pomelo para enmascarar el mal sabor. Notaron en los análisis de sangre de los pacientes que el medicamento se manifestaba varias veces más potente que en estudios anteriores. Y esto, naturalmente, provocaba un aumento de los efectos secundarios. Fue entonces cuando los científicos empezaron a observar los efectos del zumo de pomelo en ciertos medicamentos.

Desde entonces, los médicos han descubierto que algunos antihistamínicos, medicamentos para el colesterol, la hipertensión, antidepresivos, analgésicos, o inmunosupresores entre otros no deben ser tomados con zumos de pomelo.

Página revisada por última vez:  22/12/2017