Tanto si estamos intentando perder peso o mantenerlo, puede llegar a ser muy frustrante para una persona ver como su peso fluctúa constantemente a pesar de sus esfuerzo por controlarlo a través de la dieta y el ejercicio.

Existen varios factores que pueden provocar que una persona experimente el efectos yo-yo o efecto rebote; algunos de ellos pueden son más controlables que otros.

¿Qué es el efecto yo-yo?

Quizá el modo más sencillo de describir el efecto yo-yo es una pérdida de peso que es efectiva en el corto plazo pero no es exitosa en el largo plazo.

No existe un definición clara del efecto yo-yo en cifras. Puede usarse para referirse a los casos donde una cantidad relativamente pequeña de peso se pierde y se vuelve a ganar, o a una cantidad mucho más grande.

En un estudio publicado en “Metabolism Journal” un efecto rebote moderado se define como perder entre 4,5 y  9 kilos antes de volverlos a ganar.

¿Por qué ocurre?

Una persona puede ganar peso poco después de perderlo por diferentes razones:

Quizás la más común son las dietas yo-yo

Éstas pueden involucrar saltarse una comida o ayunar por largos periodos, o reducir severamente el contenido calórico de los alimentos que comemos. Es un método históricamente popular entre aquellos que buscan resultados rápidos.

Sin embargo, este método también entrena el cuerpo a metabolizar la comida de manera diferente.

La calorías son una parte vital del proceso metabólico. El cuerpo las convierte en energía, lo que permite a los músculo y órganos funcionar de manera normal.

Obviamente las personas procesan las grasa a diferentes ritmos (diversos factores juegan un papel en esto), pero cuando existe una considerable bajada en la cantidad de calorías que una persona come, el metabolismo del cuerpo se adaptará reduciendo su ritmo, con la intención de conservar la energía a la que tiene acceso.

Por lo que si una persona eleva su consumo de calorías después de adoptar una extremadamente baja en caloría, su puede no adaptarse rápidamente al cambio, y continuar metabolizando las calorías a un ritmo más lento. Como consecuencia, esta grasa se almacenará en el cuerpo como reserva, provocando un aumento del peso.

¿Cuáles son los efectos?

Existen diversas manera en la que el efecto rebote puede afectar negativamente a una persona.

Psicológicamente, volver a ganar peso después de haberlo perdido puede llevar a una pérdida de la autoestima, y puede también reducir la motivación necesaria para embarcarse en un futuro programa para perder peso.

Bajar y subir peso de manera rápida puede también tener efectos a corto plazo, causando cansancio y cambios de humor.

¿Puede suponer un riesgo para la salud?

Los efectos a largo plazo son objeto de intenso debate.

Un estudio que medía lo niveles hormonales de participantes con sobrepeso después de haber tomado 500-550 calorías menos al día encontró un año después de seguir un corto programa que la presencia de la hormonas encargadas de regular el apetito era significamente distinta.

El estudio, a pesar de que recibió una cobertura mediática significativa, se consideró que tiene una serie de factores limitantes en su conjunto según la seguridad social.

Por otro lado, una encuesta(publicada también en le Metabolism Journal) encontró que la dieta yo-yo no tenía efectos negativos a largo plazo: pero una vez más la seguridad social determinó que el estudio era limitado.

Se necesita, por tanto, una mayor investigación para determinar si el efecto rebote puede ser un riesgo para la salud a largo plazo.

Aquellas persona que tienen sobrepeso y están intentando perder unos kilos se les recomienda que lo hagan a un ritmo consistente, para evitar cualquier riesgo para la salud relacionado con el efecto yo-yo, y ayudarles a mantener un apropiado enfoque mental.

¿Cómo mantener un peso saludable?

El médico, en concreto el endocrino, puede ayudar a una persona que tiene sobrepeso a llevar un plan pérdida de peso controlado y duradero. Normalmente este consistirá en una dieta equilibrada y un plan regular de ejercicio, y para algunas personas que necesitan más ayuda el médico puede optar por recetar unas pastillas para perder peso como Xenical.

Página revisada por última vez:  27/06/2017